viernes, 31 de enero de 2014

la mochila misteriosa

Hoy he tenido una maravillosa ayuda a la hora de escribir la historia. Cp y Ce1 me han ayudado a elegir a los personajes y poco a poco entre todos hemos ido avanzando hasta tener este relato que os voy a contar.







Una mañana del mes de septiembre un grupo de niños de CP, CE1 del Colegio Francés de Reus fueron a visitar el zoo de Barcelona con su profesora. Cuando llegaron al recinto de los grandes felinos vieron un león que estaba jugando con lo que parecía una mochila escolar.


A todos les resultó muy extraño ver una mochila infantil toda arañada y destrozada por las fauces de un león. ¿Cómo había llegado hasta allí? Desde luego no había llegado sola, el dueño de la mochila no andaría muy lejos.

El tigre, que estaba divisando el panorama desde lo alto de una colina se acercó cautelosamente para observar el objeto brillante con el que se estaba divirtiendo el león. Sintió curiosidad e intentó arrebatárselo. Ambos se enzarzaron en una pelea y la mochila salió despedida de un zarpazo hacia el recinto de los rinocerontes.

 


La mochila aterrizó sobre la cabeza del macho más fuerte que se estaba echando la siesta plácidamente. Éste se enfadó mucho cuando notó el golpe de la mochila aún húmeda por las babas del león. Tomó carrerilla y la envió a la copa del árbol más alto de todo el zoo. Suerte que allí estaba la jirafa que estiró su largo cuello todo lo que pudo y enganchó la mochila por las correas. Enseguida se sintió atraída por las flores amarillas y blancas que había en la parte frontal de la mochila.



Cuando más feliz estaba la jirafa con su nuevo hallazgo, un mono que pasaba por allí se la arrebató sin pensarlo y se la llevó colgada de la boca de rama en rama. El mono se sentó encima de ella para indicar a los demás que era de su propiedad y con cara de pocos amigos miraba desafiante al resto de compañeros.

De pronto una fuerte ráfaga de viento arrancó la mochila de la rama donde estaba el mono y salió volando hasta el estanque de los delfines. En esos momentos el espectáculo acababa de empezar y en el estanque estaban la orca Pika, y los hermanos Mao y Sae que eran dos delfines jóvenes. Los tres hacían un bonito espectáculo de saltos y piruetas.

Las gradas estaban llenas de gente. Mao se dirigió hacia la mochila y la elevó por los aires de un gran salto. Milagrosamente la mochila cayó en el regazo de una niña que estaba sentada en la segunda fila viendo el gran espectáculo.



Ana y sus padres no salían de su asombro al ver que la mochila que había llegado volando desde el agua del estanque era suya. No se habían dado cuenta de que la habían perdido. Habían pasado todo el día en el zoo muy entretenidos y no la habían echado en falta. Ana se puso un poco triste al ver el estado lamentable en el que se encontraba su bonita mochila.

Cuando Ana regresó a casa estaba muy cansada. Antes de tirar su mochila a la basura la abrió para sacar sus pertenencias y dentro descubrió un pequeño muñeco de peluche con forma de león y otro que era un bonito tigre. Ana se animó y volcó el contenido de la mochila sobre su cama y también descubrió y simpático mono, una jirafa y un bello delfín.


Ni Ana ni sus padres pudieron explicar nunca cómo llegaron a la mochila esos animales de peluche, ni cómo el delfín sabía que la mochila pertenecía a Ana.

Silvia González

lunes, 27 de enero de 2014

Un poco de todo

Empieza la última semana de enero. ¡Ánimo!

Los alumnos de CM1 y CM2 tenéis la cabeza en Francia pensando en el gran viaje que vuestros tutores os han preparado, y seguro que los días van a ir muuuyyyy despacio para vosotros hasta que llegue el gran día.

Hace mucho que no pongo en el blog fotografías  que encuentro en internet y que guardo para después compartirlas con vosotros. Suelo guardar fotos y frases relacionadas con libros y lectura porque me gusta visitar blogs de literatura.

Felicidades a todos lo que habéis participado en el concurso de fotografía que el AMPA ha organizado, y enhorabuena a los que habéis ganado.

La clase de CM2 ha hecho unas poesías preciosas que pronto compartiremos con todos vosotros. También han terminado de leer un libro sobre Lazarillo de Tormes y ahora van a hacer un trabajo sobre él.

Nos queda muy poquito para terminar la bonita historia del Gigante Bonachón de CM1 y también acabaremos pronto el libro de La jirafa el mono y el pelícano que lee CE2.

Estoy muy contenta porque los alumnos de CP ya leen y la semana pasada empezamos el libro de Mauro ojos brillante. Me sigo emocionando cuando compruebo que niños que no leían a principio de curso empiezan a leer poco a poco y se alegran al descubrir que entienden lo que pone en el libro. 

También CE1 avanza con el libro de Fábulas. Es un libro fantástico porque son historias cortas que enganchan, fáciles de leer y con una enseñanza al final.

Bueno, nada más por hoy. Feliz semana.

Silvia










viernes, 24 de enero de 2014

Mi abuelo Pepe

Tan solo hacía una semana que el abuelo Pepe había muerto. Tenía 82 años cuando su corazón se paró de repente. Estaba sentado frente al televisor viendo las noticias y allí se quedó. Parecía dormido. No le dio tiempo a avisar a nadie, ni tan siquiera a mi abuela que estaba en la cocina terminando de preparar la comida.

Hoy he venido con mi madre a su casa para recoger su ropa y guardar en cajas algunos recuerdos. Es extraño entrar  y saber que él ya no está. Sigue oliendo a su colonia. Miro su butaca vacía y me parece increíble pensar que nunca más volveré a verle allí sentado. Me pongo muy triste y mi madre lo nota. Sonríe para animarme, aunque yo sé que también está muy triste, y me dice que le espere en el salón mientras ella recoge unas cosas.

No me atrevo a sentarme en su sillón, prefiero quedarme de pie. Me fijo en una foto que hay sobre una repisa en la que estamos los dos tomando un helado y muy sonrientes. Era una fotografía que yo había visto muchas veces, pero que nunca le había prestado demasiada atención. Ahí estaba mi abuelo Pepe, más vivo que nunca mirándome con esos ojos chispeantes y llenos de cariño. En ese mismo momento decidí recordarle así para siempre. Esa era la imagen que quería tener de  mi querido abuelo Pepe.

Silvia González

lunes, 20 de enero de 2014

Feliz semana a todos

La brujita buena.

Érase una vez, una brujita buena, ella vivia en un castillo tormentoso en un bosque muy muy lejano. No preparaba pócimas con sapos ni polvo de escarabajo, como sus amigas,ella hacia burbújas de jabón con todos los colores del arco iris.
Los dias lluviosos salia en su escoba voladora y las dejaba caer sobre la tierra, así fue como encontró a un gatito herido al que cogió y se llevó a su castillo para cuidarlo.
Martina CP C1 A

¿Qué tal ha ido el fin de semana? Supongo que muy bien.
Martina nos ha escrito una nueva historia. ¡Muchas gracias!
Disfrutadla y os animo para que también escribáis.

viernes, 17 de enero de 2014

Zummmmmmm

Es uno de esos días en los  que da gusto volar libre entre las flores. Sol reluciente y brisa apacible que me facilita el trabajo. Un prado repleto de flores en pleno apogeo que me brindan su néctar y se mecen al compás del viento. No puedo pedir nada más. Soy joven, fuerte y hago lo que me gusta. Recolecto para alimentar a mi colonia. No tengo prisa, sólo ganas de volar y de probar los distintos jugos de las plantas.
Voy de un lado a otro zumbando cerca de las flores, recolecto el néctar y lo llevo a mi colmena.
Soy una abeja obrera y me encanta, soy muy útil para mi comunidad. Busco alimento, construyo la colmena, la protejo, limpio…
Me llamo Zumm y hago una danza especial para avisar a mis compañeras que he encontrado un campo repleto de flores o informarlas de un peligro, como la presencia de humanos. Sólo ellas pueden interpretar mis movimientos. Los humanos creen que estamos volando tranquilamente, pero en realidad nos estamos comunicando.
Tengo suerte porque hoy no hay ningún humano cerca que se ponga a gritar histérico cuando me ve.
El último animal de dos patas en el que me posé comenzó a dar saltitos moviendo los brazos y gritando:
-¡Que alguien me la quite de encima por favor! ¡Socorro, que alguien me ayude!
Me entraron ganas de clavar mi aguijón en su nariz por escandaloso, pero me dio pena y seguí tranquilamente mi tarea.
Si alguna vez te cruzas con una abeja, no grites, no corras, no sacudas los brazos ni pierdas la calma. Tan solo contémplala e intenta descifrar su mensaje.

Silvia González

domingo, 12 de enero de 2014

La flor parlanchina


Hola a todos,
Martina, de CP ha escrito una historia preciosa que quiero compartir con vosotros y también os quiero animar para que escribáis.



La flor parlanchina.
Había una vez una flor que hablaba mucho y por eso no tenia amigos. Siempre que hablaba con ellos les cortaba la palabra. Un dia la flor se encontró a un abejorro y el abejorro le dijo: " me das un poco de néctar, por favor?" y la flor comenzó a hablar y entonces el abejorro se fue, no tenía amigos con quien jugar por que tenia un volcán en la boca, lo tenia que controlar de alguna forma.
Un día, la flor se encontró a otra fflor, empezaron a hablar y esta vez nuestra flor se pudo aguantar. Se hicieron amigas y jugaron mucho.
MARTINA CP CE1 A

Feliz semana

viernes, 10 de enero de 2014

Sigofredo

Estaba Sigofredo sentado en una esquina del patio del colegio dando pequeños mordisquitos a una galleta de chocolate que su madre le había puesto para el almuerzo. Unas hormigas iban y venían sin aparente orden ni concierto delante de la punta de su zapatilla roja, y el niño les tiró unas miguitas de  su galleta.
Algunos de sus compañeros de clase jugaban al fútbol y otros se perseguían por el patio. Sigofredo los observaba desde su esquina y disfrutaba viendo cómo se divertían. Era una buena esquina a la sombra desde donde se contemplaban las dos pistas de baloncesto, el campo de fútbol y la zona de juego con columpios para los más pequeños.
Algunas veces Ana, una compañera de clase se sentaba con Sigofredo y entre los dos se inventaban historias. Lo hacían sin querer, sin esfuerzo alguno. Las ideas fluían de forma espontánea, cada uno decía lo que se le ocurría y poco a poco todo iba tomando forma. Cuando sonaba la campana que anunciaba que el tiempo del recreo había terminado, el cuento se acababa y se olvidaba para siempre. No quedaba escrito en ningún cuaderno, ni grabado en la memoria. Eran historias libres, contadas al viento, que era el único encargado de trasmitirlas a las hojas de los árboles, a las nubes y a los pájaros.

Silvia González



miércoles, 8 de enero de 2014

Año nuevo...

¡Vida nueva!
¿Cómo habéis empezado el colegio? Ya estamos en plena rutina otra vez.
Este año habrá una pequeña historia cada viernes para leer durante el fin de semana, después podremos comentarla en clase.
Lo bueno es que no la escribiré yo siempre, podéis participar.
Os ánimo para que escribáis.
El viernes en el blog pondré la primera historia. Espero que la próxima semana sea otra persona quien publique.
Feliz 2014

miércoles, 1 de enero de 2014